cansados a principio del 2021
Desarrollo profesional, Persona

Estoy cansado, y recién arranca el año

El grado de exigencia que implicó 2020 aún lo sentimos. Por eso, te damos tips para poder vivir mejor 2021.

El grado de exigencia que implicó 2020 aún lo sentimos. Por eso, te damos tips para poder vivir mejor 2021.

Si alguien hiciera una encuesta sobre qué expresión usaron más los argentinos para describir su estado personal, sin dudas, cansados sería la palabra más repetida. Es que 2020 implicó un esfuerzo enorme de adaptación (tanto de las empresas como de sus colaboradores y familias), y que la gran mayoría aún lo siente tanto en el cuerpo como en su estado mental.  

A esto hay que sumarle que muchos prefirieron pasar sus vacaciones en casa, porque el inicio de un rebrote de Covd-19 cambió los planes de varias familias. Entonces, ¿cómo conseguir descansar en este escenario?  

Primero queremos evitar el burnout, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya lo ha catalogado como un trastorno mental, y que además es el responsable de la mayor cantidad de ausentismo, incluso el digital.  

Planificación y tiempo libre 

Para poder ordenar tu día a día y no padecerlo, lo que te aconsejamos es que seas criterioso en el manejo de tiempo. Nada lleva 5 minutos: esa tarea extra que agendas, luego se extiende a media hora y te complicó el día, o te llevó a sacrificar esa actividad personal que tanto estabas deseando (sí, incluso si la hacés por Zoom).  

Entonces, es importante poder aceptar los límites propios y comunicarlos al resto del equipo. Quizá, no es decir que no a una tarea, pero sí anticipar que no podrá ser resuelta en lo inmediato. También es importante comunicar con qué tarea estás y tus prioridades, para que de ser necesario tu líder las reordene.  

También es importante que te tomes breaks cada hora, aunque sea para ir a la cocina a calentarte un café, mirar por la ventana un punto más alejado para relajar la vista o reacomodar tu cuerpo con ciertos movimientos de elongación.  

Tené en cuenta tus temas personales y no los dejes para segundas instancias, porque de ese modo siempre perderás tus espacios frente a las urgencias laborales. Si es necesario, tenés una conversación con tu líder para contarle tus necesidades, cómo estás pensando que se equilibren con las del trabajo y hasta ponerlo al tanto si lo que te cuesta es delegar o dejar una tarea para el otro día. Quizá, él pueda ayudarte dándote las pautas de tiempo para que no tomes todo con ansiedad.  

No lo olvides, hacé deporte, tené un hobby o simplemente relájate haciendo algo que te guste. Sin esos momentos perdés vos, y a la larga también perderá la empresa.