home-office-manpowergroup
Persona, Sustentabilidad & RSE

Home office: adaptarse es la cuestión

Ya sea porque el contexto lo impone o por una elección personal, esta modalidad de trabajo requiere de cierta preparación. Sus ventajas a la hora de prevenir contagios en épocas de una pandemia como el COVID-19.

Ya sea porque el contexto lo impone o por una elección personal, esta modalidad de trabajo requiere de cierta preparación. Sus ventajas a la hora de prevenir contagios en épocas de una pandemia como el COVID-19.

Es claro que el coronavirus COVID-19 puso de lleno el teletrabajo sobre la mesa, sin embargo esta modalidad ya venía desarrollándose con buenos resultados. Hasta acá, era el método de trabajo elegido por los profesionales freelance y las empresas optaban por alternar entre días presenciales y otros de labor a distancia. Ahora, es probable que a modo de prevención haya que hacer crecer esta red. ¿Cómo prepararse? Te lo contamos:  

  1. Reglas claras:

    Entre la empresa y el colaborador deben establecer horarios de conexión, canales de comunicación, tiempos de respuestas, plazos de entrega y a quién es necesario reportar para actualizar sobre avances, consultar aprobaciones y demás.  

  2. Equipamiento:

    Muchas compañías ya le otorgan a sus colaboradores los medios para trabajar (notebook, celulares y más). De no ser así, es conveniente chequear que se cuenta con los medios adecuados para desarrollar las tareas.  

  3. Agendas coordinadas:

    Muchas veces los profesionales se guían con las agendas que suelen estar en los muros de las oficinas. Para no perder el estímulo, es bueno tener una programación propia en la casa y también acoplarse a los tiempos del resto del equipo para no retrasar entregas. Una acción recomendable es pautar objetivos diarios y semanales, y hacer una puesta en común con el líder para que éste pueda ir teniendo en claro cómo se está moviendo el equipo.  

  4. Tu espacio, tu estilo:

    Trabajar desde casa abre la posibilidad de adecuar el escritorio según los gustos de cada uno. Si existe la posibilidad, lo mejor es elegir un espacio en el que se pueda tener algo de privacidad, también que esté bien iluminado, cómodo y aireado. Y, aunque suene tentador, no es bueno usar el pijama para trabajar, pues tiende a hacer que uno pierda el ritmo que suele tener cuando va a la oficina.  

  5. Reforzar las plataformas y redes internas:

    Para las empresas, lo mejor es capacitar a todos sus empleados en el uso de las herramientas que ofrecen a través de sus plataformas, para así asegurarse que podrán usarlas ante contingencias.  

Conocer las ventajas del home office puede ayudarnos a empresas y colaboradores a enfrentar situaciones complicadas como la actual.  


Teletrabajo: cómo implementarlo

2 Replies to Home office: adaptarse es la cuestión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *