mes del orgullo pride month
Desarrollo profesional, Persona

Cómo combatir los sesgos

El Mes del Orgullo es un buen momento para cuestionarnos y autoconocernos todavía más. Aprender sobre nosotros puede ayudarnos a ser más inclusivos.

El Mes del Orgullo es un buen momento para cuestionarnos y autoconocernos todavía más. Aprender sobre nosotros puede ayudarnos a ser más inclusivos. 

Es cierto que 2020 aceleró la transformación digital, pero hay cambios que llevan mucho más tiempo. Por ejemplo, poder cambiar nuestra mirada del mundo es algo que implica un gran trabajo, y estar abiertos a incorporar nuevos conceptos no siempre implica dejar atrás creencias arraigadas. Tan arraigadas que hasta ni nos damos cuenta que las tenemos.  

Se trata de los sesgos. Existen cerca de 200 tipos de éstos. ¿Por qué es importante saber que los tenemos? Porque cada día los usamos en las tomas de decisiones. Ellos están escondidos en prejuicios y estereotipos, y aunque pertenecen a las personas, suelen hacer base también en la cultura de las organizaciones.   

En una primera instancia, los sesgos están muy ligados a la discriminación, sobre todo por religión, raza, género, estética. Pero el tema es mucho más amplio. Al entender cómo funcionan esos sesgos en nuestra persona, cómo nos ciegan en la toma de decisiones, es ahí que podemos crear ambientes con una mayor apertura a los espacios colaborativos, porque, naturalmente, trabajar sobre nuestros sesgos nos conduce a aumentar la curiosidad y la escucha.   

¿Cómo podemos combatir estos sesgos?

Lo primero que tenemos es que estar dispuestos a escuchar opiniones con las que podemos no estar de acuerdo, pero debemos tomarnos tiempo para madurar y analizar lo que nos dicen. Luego, es bueno siempre pedir feedback de nuestras acciones, porque es el modo que tenemos para volver consciente estos elementos que permanecen activos en el inconsciente.  

Por todo esto, el autoconocimiento es el aliado para evolucionar. Cuando los equipos se comprometen a dejar de lado sus sesgos, esto repercute en la vida personal de todos sus integrantes, y también en la compañía, porque le permite también poner en evaluación sus valores e ir acompañando así a sus colaboradores y también las exigencias de los consumidores.  

Deja un comentario