aumento-sueldo-manpowergroup
Desarrollo profesional, Persona

Cómo pedir un aumento de sueldo

Encontrar el momento y el tono justo es clave para conseguir una mejora en tu salario. Pero, sobre todo, lo mejor es que puedas manifestar por qué te lo merecés.

Encontrar el momento y el tono justo es clave para conseguir una mejora en tu salario. Pero, sobre todo, lo mejor es que puedas manifestar por qué te lo merecés

Es uno de los momentos más estresantes que un empleado puede pasar, por eso es necesario prepararse para enfrentarlo. Ya sea porque tu calidad de trabajo ha cambiado a lo establecido en un inicio o porque se ha quedado atrasado respecto al costo de vida, pedir un aumento de sueldo es una oportunidad que no se debe desperdiciar. Antes de sentarte a hablar con tu jefe, te recomendamos leer estos consejos:  

  1. Seguir las jerarquías:

    No importa si te llevás bien o mal, si es abierto a escuchar a sus colaboradores o nunca está disponible, cuando necesitás tener una de esas charlas importantes, como para pedir un aumento, nunca pases por encima de tu jefe directo. Por lo menos en el primer intento, si ves que así no tuviste una respuesta, entonces podés empezar a abrir el juego.  

  2. Reconocer el entorno:

    Vivimos en una economía inestable, y si la comunicación de la compañía es adecuada, deberías tener un registro de cómo va la actividad, entonces sabrás si hay o no capacidad para darte esa mejora salarial. En cambio, si conocés las dificultades es mejor no arriesgarse a quedar mal. Si de todos modos querés ganar más, quizá la estrategia debería pasar por buscar nuevos rumbos.  

  3. Datos cuantificables:

    No solo hay que ser bueno y efectivo en el trabajo, hay que también poder probarlo y demostrarlo. Para esto nada mejor que los números. Comenzar un encuentro para pedir un aumento con un estudio de cómo tu desempeño ha mejorado un proceso de la firma o qué impacto tuvo tu accionar en el negocio te convierte en un profesional destacado y al que vale la pena reconocer.  

  4. Más allá de ti:

    El pedido de aumento no debe basarse nunca en un motivo emocional o personal. Uno no pide aumento porque se quiere mudar de casa, sino porque sabe que el trabajo que está haciendo le deja más y mejor rendimiento a la compañía del que te están reconociendo.  

  5. Centrate en tu trabajo:   

    No importa cuánto gane tu compañero de escritorio, lo verdadero es cuánto vale tu desempeño. Las compañías muchas veces tienen distintos valores para la misma jerarquía, aunque pertenezcan a diferentes departamentos, por eso no siempre compararse es la mejor opción.

  6. Cuidá los detalles:

    Elegí un momento que sabés que suele ser relajado para tu líder, vos lo deberías conocer, porque cada uno tiene sus propias rutinas. Sería perfecto que elijas un espacio en el que puedan hablar tranquilos, sin interrupciones, con café de por medio. Conseguir un ambiente relajado facilita el encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *