workaholic-manpowergroup-blog
Desarrollo profesional, Persona

¿Sos un adicto al trabajo?

Trabajar mucho no siempre es beneficioso. Conocé los síntomas de esta adicción y así podrás contrarrestarla.

Trabajar mucho no siempre es beneficioso. Conocé los síntomas de esta adicción y así podrás contrarrestarla.

En las sociedades hay adicciones que están naturalizadas o, incluso, bien vistas. Así, quienes son adictos al trabajo lejos de ser reprochados por su dedicación extrema, muchas veces son aplaudidos por compañeros y líderes.  

En primera instancia hay que definir quién es un workaholic, porque no toda persona que trabaja muchas horas lo es. Para ser adicto es necesario sostener la rutina laboral cargada excesivamente durante varios años, y ésta se va incrementando. Además, al bajar un poco el ritmo el profesional siente cierta ansiedad o temor de no estar haciendo todo lo que puede.  

No todos van a desarrollar esta adicción, pero es cierto que el ritmo de vida actual tiende a predisponernos a tomar más responsabilidades de las que debiéramos, ya sea por temor a perder el trabajo o porque queremos responder a un estereotipo de profesional exitoso.  

Sin embargo, este ritmo descontrolado de trabajo termina siendo nocivo para la persona y para la empresa. Para la primera porque irá afectando su salud (son frecuentes los dolores musculares por las malas posturas, los dolores de cabeza, y hasta el síndrome de burn out) y para la segunda porque verá cómo sus trabajadores van perdiendo creatividad y productividad. Nadie puede dar el máximo todos los días, durante muchos años. Además, no hay que menospreciar que estas adicción puede estar tapando otros problemas que el colaborador pueda estar teniendo en otros ámbitos, como el familiar, la pareja y más.  

Acá la experiencia del empleado toma real dimensión para detectar y combatir este problema. Sin dudas, los líderes son quienes deben detectar que una adicción está empezando a darse y poner límites para que las personas vuelvan a sus ritmos saludables. Por ejemplo, facilitar momentos de recreación, invitar a que no se queden horas de más en la oficina y más.  

Dar lo mejor de uno no significa darlo todo, poder conseguir un equilibrio saludable será, a largo y corto plazo, la mejor elección.

Deja un comentario