El futuro del empleo, Empresa

Líder digital, una nueva figura que crece

Con sus equipos trabajando remotamente, los directivos tienen que aprender a moverse en un espacio con distancia, pero cercanía al mismo tiempo.

La pandemia transformó, o mejor dicho, aceleró la transformación que se venía dando. Si hasta marzo de 2020 el trabajo flexible era un beneficio, hoy es un derecho ganado. El detalle es que los líderes deben estar formados y preparados para guiar a sus equipos a distancia, a través de la pantalla: tienen que ser líderes digitales.  

¿Cuál es la clave de estos nuevos referentes? Tienen que formar e incentivar a sus equipos a que sean lo más autónomos posibles. Esto significa que cada colaborador pueda desarrollar sus tareas sin importar desde dónde esté trabajando, pero que también aprendan a pedir ayuda a sus compañeros cada vez que la necesiten. Y todo esto sin que sea necesaria o imprescindible la intermediación del líder.  

Estas guías tienen un rol fundamental: deben generar comunidades entre los talentos que están trabajando de modo virtual. Ellos son quienes centran la función de impulsar la creación de estas sociedades de compañeros y compañeras, para formarlas y que puedan luego ir creciendo ya con cierta libertad para actuar.  

Competencias 

En este contexto, estos líderes digitales necesitan habilidades blandas para poder desarrollar la conducción de los equipos remotos. Deben poder saber comunicar claramente qué se requiere, pero también dejar el canal abierto para que los talentos puedan sentirse con la confianza para hacer reclamos o contar sus necesidades.  

Hoy los líderes ya no pueden “bajar línea”, sino que tienen que guiar con el ejemplo. En este sentido, ellos deben habilitar a que los colaboradores se desconecten o deben sumarse a las actividades que apuntan al bienestar, como cortar la jornada laboral para conectarse a la clase de yoga.  

Y, por último, todo líder digital debe poder evaluar los resultados por encima del tiempo de conexión de los empleados. El trabajo por objetivos es la clave, y para esto tendrán que motivar a sus equipos para que se empoderen. 

La nueva normalidad nos habilita a trabajar e interactuar a través de las pantallas, ahora debemos ser responsables para que esta modalidad siga creciendo.  

Deja un comentario