incertidumbre-manpowergroup
Desarrollo profesional, Persona

Incertidumbre, el ingrediente de todos los proyectos

Al menos por los próximos meses deberemos acostumbrarnos a pensar y planificar en un escenario más incierto que de costumbre. Sin embargo, esto no significa dejar de emprender.

Al menos por los próximos meses deberemos acostumbrarnos a pensar y planificar en un escenario más incierto que de costumbre. Sin embargo, esto no significa dejar de emprender.

Preocupados, con angustia, pero con la certeza de que no es posible quedarse quieto. Así nos sentimos en estos días de aislamiento social. Lo mismo sucede en el mundo laboral, pues la empresas saben que en contexto dominado por el Covid-19 hacer predicciones es casi imposible. Sin embargo, es una oportunidad para que sobresalgan quienes tengan una de las habilidades más importantes: adaptabilidad.

Esta no es la primera crisis que vivimos, pero sí a este nivel mundial. Además, no solo es económica, sino también social y sanitaria. Por eso, hay que pensar nuestros próximos pasos sabiendo que nos enfrentamos a condiciones que cambian en el corto plazo de manera continua.  

Por esto, es importante sostener una planificación diaria. Tener objetivos cada día nos permite no decaer y también sentir que avanzamos. Esto es fundamental, porque muchos pueden tender a desestabilizarse cuando no logran visibilizar sus logros.  

Por supuesto, en este escenario de pandemia las habilidades blandas se resignifican. Su valor se multiplica, pues son más difíciles de demostrar de modo remoto. Estar en línea cuando se lo precisa o tener en cuenta el bienestar del resto del equipo hace que los colaboradores se destaquen.  

Del mismo modo, pensar en el todo es esencial. Tener en cuenta al equipo propio, pero también a los otros con los que interactuamos es importante. ¿Por qué? Lo que sucede que al hacer home office, muchos pierden de vista si sobrecargan a otros colaboradores o si les hacen perder tiempo preciso para cumplir con sus entregas.  

Estas acciones concretas son la base para poder pensar en nuevos proyectos que se adapten a las necesidades actuales. Así como algunas empresas han reconvertido su producción, un colaborador observador puede encontrar nuevos fotos de negocios o, incluso, mejoras en la comunicación con los consumidores.  

Los cambios nos obligan a adaptarnos, porque siempre hay nuevas maneras de continuar. Solo hay que hallarlas.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *