coaching-liderazgo-manpowergroup
Desarrollo profesional, Persona

Coaching, la herramienta para ser un buen líder

Con la mayor parte de los colaboradores trabajando desde sus casas, la demanda de los servicios de coaching creció entre los mandos medios y altos. Lo que hoy es preciso aprender para liderar en la nueva normalidad.

Con la mayor parte de los colaboradores trabajando desde sus casas, la demanda de los servicios de coaching creció entre los mandos medios y altos. Lo que hoy es preciso aprender para liderar en la nueva normalidad. 

La adaptación es una de las habilidades blandas más requeridas en el mundo laboral, y hoy cada uno de nosotros está demostrando cuánto de ella tenemos. Lo cierto, es que muchas veces requerimos de guías para poder dar con ese valor que tenemos, y sobre todo cuando estamos en un contexto nuevo e incierto. Por eso, con la llegada de la pandemia, no fueron pocos los líderes que solicitaron servicios de coaching.  

¿Qué buscaban? Poder tener herramientas para manejarse en entornos casi completamente virtuales, porque ya no había home office algunos días a la semana: ahora era 24×7, y por un tiempo indeterminado. Entonces, eso implicaba poder comunicarse y generar cohesión con el equipo, pero solo viendo a sus integrantes a través de pantallas.  

Esta predisposición a buscar ayuda es ya un gran paso para estos líderes. ¿Por qué? Es que según una investigación desarrollada por la Universidad de Harvard, en la que participaron colaboradores de 50 empresas, la motivación de los empleados que trabajan desde sus hogares es bastante menor a la de quienes iban a la oficina. Entonces, cómo hacer para que esto no suceda.  

Por todo esto, es preciso que los líderes generen en sus equipos:  

  1. Confianza: para que puedan hacer frente a los cambios y también tomar decisiones.  

  2. Compromiso: de nada vale presionar, hay que estar un paso antes. Hay que estimular a los colaboradores para que sientan el valor que tiene su tarea en el resultado final y por qué es tan importante tenerla en forma y a tiempo.  

  3. Coordinación: es bueno en este punto apelar a las herramientas que dan agilidad, pero para eso el equipo debe estar maduro.  

  4. Resultados: que cada uno aprenda a mostrar sus resultados, eso los hará visibles y también que ganen confianza en cómo van avanzando.  

  5. Comunicación: debe ser fluida y por lo canales establecidos por la empresa. Los líderes deben aprender a darles espacio a sus colaboradores para que se enfoquen en la tarea.  

  6. Contención: proporcionar feedbacks sobre las actividades. Este debe ser más frecuente que en modo presencial. Una buena idea es organizar “cafés virtuales” para tener charlas de mayor conocimiento mutuo.  

Para todo esto, nada como contar con un coach especializado en líderes, que puede ofrecer más de una solución ante cada alternativa.

Deja un comentario