inclusion-mujer
Empresa, Sustentabilidad & RSE

Inclusión, del discurso al hecho

Primero se instaló el tema, luego se lo exigió y ahora se pide que deje de ser una política para pasar a ser totalmente natural, en todos los niveles de las organizaciones.

Primero se instaló el tema, luego se lo exigió y ahora se pide que deje de ser una política para pasar a ser totalmente natural, en todos los niveles de las organizaciones. 

Del dicho al hecho hay mucho trecho. Eso asegura este antiguo refrán, y claro que encierra una verdad. Con las movilizaciones de las mujeres, la inclusión se impuso como un tema prioritario para los directorios de las organizaciones. Sin embargo, todavía se detectan discursos de directivos que plantean el tema como parte de sus programas de promoción o dentro de las áreas de RSE, pero que lo hablado no se condice con lo que sucede en la compañía.  

Si bien es bueno saber que el tema ya no puede ser esquivado, desde las mujeres anhelan que la inclusión sea un movimiento totalmente natural. Aunque se valora que las compañías pongan un cupo femenino dentro de sus directorios, mejor sería saber que eligen a una profesional porque realmente la han visto, le han detectado sus fortalezas y le otorgan el cargo por su autoridad.  

Está claro que si aún tenemos que escribir notas como ésta es porque nos resta mucho trabajo por realizar. Es por eso que celebramos que muchas empresas pongan esfuerzo en capacitarse realizando talleres sobre estereotipos, micro machismos, lenguaje inclusivo y más.  

Este movimiento no es solo a favor de las mujeres, sino que es con y para todos. ¿Cómo puede una empresa ser exitosa si ignora que siente o piensa el 50% de los habitantes del planeta? En estos días, cuando se habla de la experiencia del consumidor y del empleado, es imposible plantear estrategias que tengan una mirada única. Entonces, por qué algunas empresas aún dudan en promover a mujeres a puestos directivos.  

Vamos a un mundo en el que las singularidades sean cada vez más valoradas, donde la innovación sea germinada en la diversidad, por eso es imperativo que las cabezas de las organizaciones comprendan lo que las nuevas generaciones están pidiendo. Quienes puedan entrar en esta dinámica capitalizarán la fortaleza de sus colaboradores.  

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *