covid-cuidados-manpowergroup
Empresa, Sustentabilidad & RSE

El cuidado ante todo

En los últimos años se ha repetido una y otra vez que las empresas deben ser cada vez más humanas. El Covid-19 llega para demostrar esto y reta a las compañías a anteponer la salud de sus colaboradores por delante del negocio.

En los últimos años se ha repetido una y otra vez que las empresas deben ser cada vez más humanas. El Covid-19 llega para demostrar esto y reta a las compañías a anteponer la salud de sus colaboradores por delante del negocio.

Aprendizaje continuo es una de las habilidades que más se buscan entre los talentos, y en estos días ese concepto se resignifica, pues cada compañía ha debido aprender a generar planes de contingencia que, por sobre todas las cosas, enseñen a sus colaboradores a cuidarse y cuidar a sus compañeros, pues la contención se volvió vital para seguir. Por eso, en el informe El mundo del trabajo en tiempos del Covid-19ManpowerGroup señala cuatro acciones que deben desarrollarse: 

  1. Estar prevenidos.

    En situaciones de emergencia, la planificación de la continuidad del negocio debe describirse en un “Plan de Contingencia”. Este es un proceso global que identifica los peligros potenciales que amenazan a la organización, proporcionando soluciones operativas. El plan permite aumentar la capacidad de recuperación y de respuesta de la empresa, a fin de proteger los intereses de las partes interesadas, las actividades de producción y la reputación, reduciendo los riesgos y las consecuencias en el área de gestión, administrativa, legal y financiera. 

  2. Establecer un grupo de contingencia.

    Este grupo de trabajo está compuesto por la alta gerencia: desde el Director Ejecutivo, pasando por todos los gerentes de funciones (Finanzas, Recursos Humanos, Legal, Comunicación, TI) hasta los Directores de las Unidades de Negocio de la Compañía. El mismo debe tener definidos: objetivos, un sistema que establezca responsabilidades y orden al delegar, áreas críticas y pautas para la mitigación de riesgos y recursos de respaldo.  

  3. Definir procesos de higiene.

    Reúne las políticas y procedimientos de salud e higiene que se aplicarán en las oficinas (estaciones de trabajo y áreas comunes) para continuar trabajando con total seguridad. Controla el acceso de los invitados a las instalaciones, dándoles las instrucciones apropiadas. Distribuye dispositivos de protección individual donde sea necesario. 

  4. Mantener los grupos relacionados.

    Es conveniente definir un plan de comunicación interna y externa que permita mantener activa la comunicación con todas las partes interesadas. En él se deben establecer las acciones que se activarán con cada público objetivo diferente (empleados, accionistas, clientes, proveedores, bancos, medios, instituciones y gobierno, entre otros). 

Con esta base, toda empresa puede permanecer operativa sin arriesgar su funcionamiento, pero tampoco la vida de las personas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *